El ritmo de la vida

music

No importa si estás triste, alegre, eufórico, con miedo… porque ella siempre será una gran aliada. No me refiero a una madre, que también, hablo de la música. Dicen que nos estimula desde antes de nacer y a lo largo de nuestra vida va marcando cada momento que vivimos. En los malos momentos, y por supuesto en los buenos, la música y la literatura son grandes aliados.

Decía Nietzsche que “sin música la vida sería un error”, al menos, la mía tendría un gran vacío. Recuerdo las canciones infantiles que me acompañaban en los viajes con la familia. Para mí, ese casette era fundamental. Seguro que mis padres pensaron en más de una ocasión en cómo deshacerse de él…Pero ya se sabe que los hijos te cambian la vida…

El tiempo pasa… He ido creciendo… Las cintas se han convertido en CDs, los walkmans en discman… hasta llegar a los Mp3, 4, 5 o Ipod. Y, como no puede ser de otra manera, los gustos musicales han cambiado conmigo. No puedo decir que ahora sean mejores que antes, sencillamente, son diferentes. Si me tuviese que decantar por mi cantante favorito o mi música preferida no sabría que decir. Todo depende del momento, el lugar y las circunstancias.

Hace menos de un mes que dejamos los villancicos, el frío invernal nos acompaña ahora más que nunca pero “al mal tiempo buena cara”. Ya queda menos para la primavera, el calor, las terracitas…y los festivales de música. Te puede gustar más o menos el cartel de tu festival favorito pero el de este año del Sonorama es, como poco, sorprendente. ¿Les ha dado “un aire” a los organizadores?…¿Raphael cabeza de cartel de un festival “indie”? ¡Vaya escándalo! Y nunca mejor dicho.

No sé cual será la canción del verano, aunque en junio ya nos sabremos, más que de sobra, el We are one de Pitbull, Jennifer Lopez y Claudia Leite. Será la banda sonora del esperado Mundial de fútbol. Millones de personas estarán pendientes de Brasil, de ver a los suyos defender sus colores. Los nuestros, además, defienden título…¡Qué recuerdos nos ha dejado el Waka Waka a los españoles…!

Ya sea indie, clásica, latina, pop… lo importante es disfrutar de ella. Víctor Hugo, el célebre novelista francés, dijo que “la música expresa aquello que no puede decirse con palabras pero no puede permanecer en silencio”. No sé si sabría componer una canción. De momento, lo único que voy componiendo día a día es la banda sonora de mi vida. A veces, está bien acompasada y otras no. Me gusta la espontaneidad aunque muchos no lo vean así. No aspiro a ser el número uno de ninguna lista de ventas, simplemente, quiero Vivir mi vida

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Por Burgos

burgos-panoramica

Es conocida por su gastronomía, por su riqueza cultural, por su climatología y desde hace dos días por la violencia de unos pocos. Estoy hablando de Burgos. La morcilla, la catedral, los antepasados de Atapuerca y el frío se han visto eclipsados por las protestas de unos radicales; y todo ello, por la construcción de un bulevar. Si el Cid levantara la cabeza…

Soy burgalesa de nacimiento y me avergüenza lo que veo. Burgos no se merece eso. Si se quiere protestar se puede hacer, pero no de esta manera. ¿Qué sentido tiene atacar oficinas bancarias, quemar contenedores o lanzar piedras contra los antidisturbios? Que me lo expliquen, por favor, en el castellano más puro porque a día de hoy no lo entiendo.

La vida me ha ido alejando del Paseo del Espolón, el Arco Santamaría, la Calle Vitoria y, por supuesto, del “guerrero” barrio de Gamonal, pero sigo sintiendo algo especial por la ciudad que me vio nacer. Defiendo a sus gentes, alabo su grandeza e invito a todo el mundo a recorrer todos y cada uno de los rincones de esta ciudad castellana.

Entiendo que la situación actual está provocando un nerviosismo interno en cada uno de nosotros que en cualquier momento nos puede hacer estallar. Estamos cansados de recortes, de políticos, de que nos roben y de tantas cosas… Pero protestando así, la única perjudicada es Burgos. Me gusta el juego de palabras de una de las proclamas de anoche: “La calle es de Burgos, no Burgos de Lacalle”. Cierto es, el señor Lacalle es el alcalde pero la calle, como bien dicen, es de los burgaleses. Y cuando digo burgaleses… ¡ojo!… me refiero a los que protestan y a los que no…

Con el paso de los años las cosas van cambiando, las personas vamos envejeciendo y ganando experiencia. Las ciudades se van modernizando. Me acuerdo, por ejemplo, lo mucho que se protestó cuando se comenzó a limpiar la catedral…¿Alguien se acuerda de la fachada negra y gris que tenía?…¿Y lo bonita que está ahora?… Los cambios hay que aceptarlos, y más, cuando son para mejorar.

Burgos “va evolucionando” mucho desde el día que me marché con una maleta. Pero si hay una cosa que sigue siendo igual con el paso de los años es su himno. Lo crearon en 1920 Calleja y Zurita. Tenía ocho años cuando mi abuelo me lo enseñó. Dudo que se lo sepan los que han hecho las barricadas porque sus versos lo dicen claro: “ Aprendamos todos juntos a cantar a nuestra tierra, a leer en su pasado y a labrar su porvenir”.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

Ser primeros

atletico_de_madrid_fondos-2688927

Me gusta el día, me gusta la hora y, por supuesto, me gusta el plan. El sábado a las ocho, cara a cara, en el Vicente Calderón, el Atleti saltará al terreno de juego a por algo más que los tres puntos. El liderato está a noventa minutos.

En cada jornada liguera hay un partido del que todos estamos pendientes, bien por su trascendencia en la clasificación o bien por los equipos que se enfrentan. Esta semana lo tenemos todo en la ribera del Manzanares. Se ha hecho famoso “el partido a partido” que tanto ha repetido Simeone y, así, día a día hemos llegado hasta aquí. Pasadas las fiestas navideñas, los Reyes Magos de regreso y la rutina apoderándose de nuevo de nuestras vidas, el fútbol nos regala un duelo entre el Atlético de Madrid y el Barcelona.

Partidos como éste son dignos de especulaciones, quinielas y, carteles de favoritos. Especular no me apetece, la quiniela ya la he hecho y el favorito, lo tengo claro. A estas alturas no es ninguna novedad que “los colores rojiblancos van con mi forma de ser” lo dijo Sabina, y no lo pudo decir mejor. Sigo sin saber por qué soy del Atleti pero sí sé quien me inculcó el sentimiento colchonero…eso se lo agradeceré siempre. He sufrido con mis colores, defendía al “pupas” contra viento y marea, y ahora, mi equipo es la envidia de más de uno.

¿Nos tocará sufrir? ¿A nosotros? No, en tal caso a los azulgranas. Los indios siempre estamos preparados para cantar el himno, animar a los jugadores y si es preciso decirle un par de cosas al árbitro también. Si hay algo que tengo claro es que quiero disfrutar de un gran espectáculo. Eso me recuerda a Will Smith en la película En busca de la felicidad cuando dijo: “Cuando se atisba un rato de felicidad siempre hay alguien que quiere destruirla”… No digo más, ahí lo dejo.

Del Barça tengo poco que decir. El Barça es “més que un club”. No será fácil pero tampoco es imposible. Dijo Séneca que “vencer sin peligro es ganar sin gloria”. Peligro hay mucho y la gloria hay que alcanzarla. Tan filósofo como Séneca es Simeone. El tiempo pasa pero hay valores que no cambian: “Importa mucho más lo que tú piensas de ti mismo que lo que los otros opinen de ti”. No es una cita de “El Cholo” es de Séneca, el argentino nos dice que “hay que creer ”.

Pues bien, ya sea en el Calderón, en casa o en el bar, colchoneros y culés vibrarán con los suyos. Tengo preparada la bandera, la camiseta, la bufanda y el corazón. Sólo me queda el bocadillo. Si el rojiblanco jamón serrano lo acompaño con pan tumaca me sale una combinación de lo más apetitosa, eso sí, el jamón siempre queda encima.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

bocadillo-jamon-tomate

Noche de Reyes: Noche de sueños

252101_10200368383400063_2135229910_n

De nata, de trufa, de crema o sin rellenar pero siempre bien acompañado por el tradicional chocolate llega como cada año a nuestras casas el roscón de Reyes.  Es el único que puede robar “cierto” protagonismo a Melchor, Gaspar y Baltasar.

Si hay un día del año en el que la inocencia y la ilusión se refleja en los rostros, es el día de hoy. Los Reyes Magos ya han llegado. Para unos su llegada significa el punto y final a la época menos deseada del año. Sin embargo, para otros ver a Sus Majestades en la cabalgata es el momento más esperado de estas fiestas. Es verdad que los niños son los protagonistas de la noche más mágica del año pero los “no tan niños” también podemos impregnarnos de esa ilusión. El valor de esas sonrisas es incalculable. Esa alegría sin contener de los más pequeños, es motivo más que suficiente para afrontar el día a día con positividad. Desde Oriente llegan los magos siguiendo una estrella, pero ¿sabemos a qué estrella tenemos que seguir cada uno de nosotros?

Como la crisis sigue acompañando nuestros días, por si en el 2014 las cosas se ponían peor, decidí escribir a Papa Noel. Llega antes. Pero al enterarme que los sellos son de las pocas cosas que no han subido a comienzo de año, también mandé una misiva, con urgencia, a los Reyes Magos. Al primero no le pedía grandes cosas, de hecho, algunas no estaban al alcance de sus manos, más bien, dependen de la fortaleza que haya en mí para conseguirlas, pero se portó. Me conoce bien y sabe que el tiempo es oro, así que, es magnífico el reloj con el que me sorprendió.

A los de Oriente les salió un competidor hace tres días. El Ministro de Economía, Luis de Guindos, declaraba que “la creación de empleo en 2014 será significativa”. Es el regalo que muchos españoles estamos esperando. Ojalá sea cierto. Quedan once meses para que hagamos balance de este año y, sin duda, muchos valoraremos muy positivamente si esas palabras tenían su fundamento o fueron fruto de la resaca de Nochevieja para ser titular de los periódicos. El tiempo lo dirá aunque Nietzsche ya dijo: “Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti.” Aún así, de Melchor, Gaspar o Baltasar espero un buen libro que haga volar mi imaginación a través de sus páginas.

A los que no se portan bien les suelen traer carbón, al precio que se está poniendo la luz seguro que más de uno lo prefiere como regalo. Este año creo que me he portado bien, creo que el carbón se lo merecen otros: Todos aquellos que nos indignaron el año pasado; y fueron muchos. Pero si me tienen que traer carbón, que sea de chocolate…Si es como el que probé el otro día…Seré mala a conciencia.

La noche de Reyes no es sólo para los reyes de la casa. Dejemos aflorar al niño que hay en cada uno de nosotros. Soñar lo hacemos todos pero si le añadimos la ilusión de poder cumplir lo soñado, la vida merecerá la pena.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)