Rendidos a Carlos Rivera

Se define como una persona soñadora, perseverante, pero sobre todo luchadora. Yo también destacaría su humildad. Y es que Carlos Rivera tiene muy claro que cuando el corazón le dice que vale la pena luchar por algo, él “va a por ello”. Este mexicano al que no le gusta el chile, salvo que éste se encuentre en las gominolas, ha hecho vibrar y sentir a todo el Wizink Centre de Madrid “que la vida hay que disfrutarla y que hay que vivirla como quieras”. Y es que desde que salió al escenario cautivó a los asistentes no solo con su perenne sonrisa sino con el sentimiento que transmite cuando interpreta las letras de sus canciones.

Sé, porque él me lo ha dicho, que es un buen conocedor del Folklore por ejemplo de Violeta Parra o Mercedes Sosa, entre otras; que suele escuchar música en español de grandes artistas y amigos como Pablo López, Abel Pintos, Tony Torres, Pablo Alborán, Vanesa Martín… Aunque no duda en afirmar que su canción favorita es Vivo por ella y eso se nota porque es hablar de música y su mirada brilla con luz propia. Eso sí, si hablamos de su tierra hay dos rancheras especiales: Luz de Luna y Cartas Marcadas. Esta última era la favorita de su abuela y eso lo lleva en el corazón.

Con Carlos Rivera en la sala Michael Jackson

Y, precisamente, la noche del sábado iba de música. Arrancó el concierto al ritmo de Quedarme aquí para ir embelesando al público canción a canción. Para ello no estuvo solo. Con India Martínez y A tu vera pusieron los pelos de punta a más de uno. Lo mismo hicieron Rozalén, Antonio José y Marta Sánchez. Aunque hay que reconocer que con su compatriota Fela Domínguez nos llevaron hasta la mismísima África. El Rey León lo fue todo para él y en él hay mucho de ese Simba que lucha y no se rinde, que se cae y se levanta más fuerte. Porque es decirle a Carlos Rivera, “Hakuna Matata” y automáticamente se ríe de felicidad y eso, como él mismo reconoce, es vital. Lo mismo piensa de los sueños porque “la gente se ha olvidado de soñar” y eso es algo que no está en la mente de Carlos; ya que los sueños se cumplen si se lucha por ellos. Y tiene toda la razón. En la vida nunca hay que dejar “que nadie te diga que no se puede” y sobre todo tener muy claro que “el hubiera no existe”. Es el presente donde hay que escuchar los latidos del corazón que son el mejor motor que tenemos para creer que todo es posible.

Con mensajes como éste y después de más de dos horas y media disfrutando del momento, me vas a permitir Carlos que te diga algo que no te dije el otro día. Canto “que todo lo bueno llega para recordarnos que lo vivido valió la pena”, afirmo que Aun tengo la vida para seguir soñando y nunca olvido “que todo lo malo lo va borrando nuestra alegría”. Por eso, brindo con una Michelada con clamato, tu bebida favorita, para que nunca nos falten los sueños y nunca perdamos la sonrisa.

Compadre, sabes que México me tiene robado el corazón, aun tengo tiempo para ir a Monterrey a cerrar también la gira Yo Creo por allá. Pero aún así, apúrate en tu nuevo disco que España ya te extraña. Nos vemos pronto. Y siempre “Hakuna Matata”, amigo.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

Anuncios

Colchoneros frente a Diablos

No era el Vicente Calderón, y mucho menos el Metropolitano. No abundaba el rojiblanco pero sí se veía una marea roja. No había muchos colchoneros pero todo estaba lleno de diablos. En definitiva, el Atleti no jugaba en casa, futbolísticamente hablando, porque en mi corazón si lo hacía.

Hasta tierras mexicanas se marcaron los de Simeone para festejar junto al Toluca el centenario de este equipo del Estado de México. Precisamente allí, al igual que yo, recibieron el cariño de todos los mexicanos que quisieron compartir con ellos noventa minutos de fútbol, noventa minutos de ilusión. En el Nemesio Díez, los Diablos Rojos del Toluca lo tenían todo preparado para una tarde en la que festejaban el cumpleaños de su club. En esta ocasión yo no estaba allí pero sí lo hicieron grandes amigos como Pepe Nader, quien defiende los colores de su club allá por donde va. Un diablo hasta la médula que se acordó de esta colchonera que se encontraba a miles de kilómetros de allí y que tuvo que padecer insomnio para ver, a las tres de la mañana, a los de Simeone luchar por la primera victoria de esta nueva etapa.

Indios y diablos

Una nueva etapa que comienza con el estreno de un nuevo estadio y un nuevo escudo. Un escudo que por primera vez vi desplegado sobre un terreno de juego. Aun me pican los ojos cuando lo veo pero dicen que el tiempo lo cura todo. Menos mal que mis sentimientos rojiblancos están intactos y nadie puede cambiarlos. Tras escuchar el himno español y ondear el escudo colchonero a su compás dio comienzo un encuentro en el que no había un trofeo en juego pero sí el gozo de muchos aficionados. Al igual que Pepe, Yolis se acordó de mi. Ella no es un diablo rojo sino que los suyo son las rayas, ya sean del Monterrey o del Atleti.

Ya se sabe que el futbol levanta pasiones y en determinadas ocasiones pone los sentimientos a flor de piel. Recuerdo el día que el Atleti ganó su última liga frente al Barça. En el 2014, estaba en México, concretamente, en Toluca y desde allí añoré a mi familia colchonera mientras ésta ponía rumbo a la fuente de Neptuno. Cuando estás lejos de casa la perspectiva de las cosas cambia. Eso sí, además de Pepe y Yolis tuve el apoyo de la que a día de hoy sigue siendo mi familia mexicana. El deporte rey también tiene su lado positivo.

Y positivo fue ver a los de Simeone defender sus colores en el Nemesio Díez. La pena fue que el marcador no se movió y el cero a cero reinó durante los noventa minutos. Querido Pepe, nuestras apuestas no han sido acertadas. Ni tus diablos, ni mis indios estrenaron las porterías. Así que te emplazo a que vengas a conocer el Metropolitano y veas como los míos luchan con coraje y corazón por la victoria.

Si hablamos de victoria, tengo que reconocer que tienes desde hace poco a la mejor Victoria de todas. Es la niña de tus ojos. Es el amor de tu vida. Así que os espero en España para poder enseñar a tu pequeña a decir las dos palabras claves: Aúpa Atleti.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

Murió por ser periodista

Las miradas hablan por sí solas. Y la de Griselda Triana está cargada de emociones. Por un lado, ves su fortaleza y por el otro, el dolor de perder a un ser querido. Los sentimientos encontrados no son fáciles de manejar, pero esta gran madre sabe que solo hablando claro y luchando conseguirá saber la verdad.

“El 15 de mayo el tiempo se detuvo”. Tras recibir una llamada telefónica de Ismael Bojórquez, director del semanario Ríodoce, todo se tiñó de negro. Del negro propio del luto cuando se enteró de que Javier Valdez, su marido, había sido asesinado a tiros en Sinaloa. Lo vio tendido boca abajo, una imagen que sin duda te parte el corazón. Asumió que no volvería a escribir, no volvería a luchar por contar la verdad y sobre todo, no volvería a recibir sus abrazos, a hablar con sus hijos… Y tantas cosas más…

Duelo por Javier Valdez

Tras escuchar los suspiros de Griselda y los míos; y ver sus ojos cristalizados y mi carne de gallina, hablamos de Javier. Un periodista de raza que nunca renunció a sus principios. Estaba comprometido con su oficio. Ese oficio del que Gabriel García Márquez decía que era el mejor del mundo. El periodismo para Valdez era dar nombres y apellidos a cada una de las víctimas, decir la verdad aunque doliera, y combatir a base de tinta al narcotráfico que tantas veces denunció. Él mismo dijo: “Siento que el narco sometió al Gobierno, sometió a los empresarios y está sometiendo a los periodistas. Quiere ese silencio cómplice, no quiere que se le mencione”. Esto es periodismo puro en un país en el que en 17 años han matado a 126 periodistas, de los cuales, 36 han sido asesinados durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. Datos que sitúan a México como el tercer país más peligroso del mundo para ejercer esta profesión. Solamente lo superan Siria y Afganistán, y están en conflicto bélico.

Ese es el panorama actual, es una realidad y por ello, Griselda tiene claro que “el miedo no puede naturalizarse. El miedo no puede ser normal”. Obviamente, me confiesa que Javier tuvo miedo pero era tal la vocación que sentía en su interior que siempre encontraba una “justificación”, por llamarlo de alguna manera, para tirar para adelante y seguir siendo el que era. No duda, ni la tiembla la voz cuando asegura que México necesita a este tipo de periodistas: “Personas que no se van a callar; que no sean periodistas de oficina, sino que sean periodistas de calle”. Porque es ahí donde está la realidad, donde se combate, donde hay que vencer a ese miedo del que tanto se sigue hablando.

El periódico El Valle de México recoge estas palabras. Comprometidos con el periodismo.

Con su voz, Griselda busca respuestas y apoyos. Esa voz que se quebranta cuando nombra a Javier y que se vuelve tierna cuando habla de sus hijos. Tania, tiene 23 años y es bióloga. Francisco, de 18, está a punto de entrar en la universidad para estudiar la misma pasión de su padre. Sin duda, el periodismo es vocacional y eso es lo que preocupa a esta madre que ya perdió a su marido y no quiere que la vida de su hijo se la puedan arrebatar. Pero la valentía de Javier está en el ADN de Francisco, gran escritor y lector desde niño.

Tras una intensa conversación de las que dejan huella, Griselda y yo nos fundimos en un fuerte abrazo porque las dos amamos a México. Allí pude ejercer la que también es mi vocación. Griselda no está sola en esta búsqueda de la verdad, ya que las investigaciones no avanzan, y eso dice mucho. A veces, reconoce que se siente sola cuando la gente se burla o justifica lo que ha sucedido. Pues bien, desde España y arropada en la Asociación de la Prensa por muchos compañeros sabes, Griselda, que no lo estás. Y como bien decía Javier, y me recuerdas segundos antes de despedirnos: “Al periodismo le hace falta ciudadanía”. A lo que añado, al Periodismo le hacen falta más Javier Valdez, en México y en España.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

 

 

 

 

Dos nuevas incorporaciones rojiblancas

Hay partidos y partidos. En unos el resultado es más importante que en otros, en éste lo era porque el Atleti se jugaba acercarse al líder, pero confieso que poco me interesaba el marcador. Estaba más centrada en ver disfrutar a las que sin duda eran las protagonistas del encuentro. Fueron Fer y Yolis las que me llevaron a la ribera del Manzanares para ser la anfitriona de su primer partido en el fortín rojiblanco.

FullSizeRenderCada vez que México se cruza en mi vida es inevitable que me asalten los buenos recuerdos y luzca mi mejor sonrisa, pero fueron estas dos mexicanas las que han marcado este partido en los anales de mi memoria colchonera. Del encuentro poco se puede decir. Aunque no se vieron goles las oportunidades no faltaron. Y hablando de oportunidades, espero que el destino me premie con volver al Calderón con el resto de mi “familia mexicana”. Con el coraje y corazón del que presumimos los atléticos prometí ir a ver a los Rayados de Monterrey, equipo del que ya puedo presumir como una aficionada más. Tengo claro que del Atleti se nace, porque obviamente fui incapaz de responder a la primera pregunta que me hicieron: “Jime, ¿por qué eres del Atlético de Madrid? Tras un silencio, sólo pude reafirmarme y decir: Soy del Atleti. Pero después de los noventa minutos vividos en el Vicente Calderón, después de ver a su afición, después de notar el sentimiento rojiblanco; fueron ellas las que me aseguraron que el Atleti va con mi forma de ser, y nunca mejor dicho. Ya les aseguré: “Tengan cuidado porque esto engancha.” Y como dos colchoneras más, salieron cantando nuestro himno y con motivos más que suficientes para, como diría Sabina, pasar por Concha Espina como pasa un forastero…

Ya pueden presumir de colores, pero todavía les queda mucho por disfrutar… y siendo del Atleti… por sufrir. Deberán ir preparando su corazón… Eso sí, cuando éste se vuelve rojiblanco ya no hay nada que se le resista. Bienvenidas a la familia colchonera y gracias por esos noventa minutos llenos de cariño.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

Rafa Nadal necesita vencer a la ansiedad

Todos conocen sus logros. Es el ejemplo a seguir de muchos y aunque sus proezas en el tenis hayan sido heroicas, Rafa Nadal es tan humano como cualquier persona más. En la vida hay rachas buenas y malas. Está claro que el manacorí no pasa por un buen momento pero en la debilidad se conoce la fortaleza de una persona. Y alguien como Nadal que ha demostrado la fuerza física y mental que tiene, podrá sin duda, con la ansiedad que no le permite estar al cien por cien. Porque sólo está derrotado aquel que dejar de luchar. Y Rafa Nadal siempre pelea hasta la última bola de partido.

“Estoy jugando con muchos nervios en demasiados momentos, en los momentos importantes”. Así justificó Rafa Nadal su derrota en la tercera ronda en Miami ante su compatriota Verdasco. No es la primera derrota esta temporada del que fuera líder de la ATP durante mucho tiempo y eso ha hecho saltar las alarmas. Fue el propio tenista el que reconoció que padece ansiedad porque lo que le está IMG_9859sucediendo “es algo que no me ocurría a menudo en mi carrera, en la que siempre he sido capaz de controlar mis emociones en el noventa o noventa y cinco por ciento de mis partidos, cosa que ahora es más difícil”. Es difícil pero no imposible y está convencido de una cosa: “Lo voy a arreglar. No sé si en una semana o seis meses o un año, pero lo voy a hacer”. Y si lo dice un campeón, la victoria está asegurada.

De los fracasos siempre se aprende. Falló en Doha. De Australia se fue en los cuartos de final y en las semifinales en Río de Janeiro. Conquistó el título en Buenos Aires, pero no fue el principio del fin de la mala época porque en Indian Wells cayó en cuartos y lo de Miami ha sido la gota que ha colmado el vaso. Ahora es el momento de recuperar esa confianza en él mismo, ésa que Rafa Nadal asegura que ha perdido porque no sabe “como atacar la bola, cómo moverme o qué hacer”.

Todavía queda temporada para ver al tenista español mordiendo alguna copa. Nadie se desenvuelve en la tierra batida como él. Montecarlo, Barcelona, Madrid, Roma y, por supuesto, Roland Garros pueden devolver a Nadal la falta de seguridad que ha perdido. Y hablando con doble sentido, hay competición más que de sobra para ver como Rafa Nadal gana cada juego, set y partido.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

FullSizeRender

Festejando a los muertos

En la cocina, con el delantal puesto y acompañada por la harina, el azúcar, la mantequilla, los huevos y el resto de los ingredientes; este año no se cocinan ni buñuelos ni huesos de santo. Es la primera vez que el pan de muerto ha sustituido a los tan tradicionales dulces españoles.det_article_dayofthedeadbreadbraid

El tiempo pasa, las cosas cambian pero los recuerdos no se olvidan. En estos días en los que el naranja de Halloween se mezclaba en las tiendas y supermercados con el rojo y verde navideño, era difícil no acordarse de lo que pasaba en mi casa año tras año. Era mi abuela la que traía siempre los huesos de santos, tan queridos por unos y tan odiados por otros…Confieso que soy más de buñuelos y si encima están rellenos de chocolate…Uff, dejémoslo ahí que estoy a muchos kilómetros…

Precisamente, a muchos kilómetros de mi casa he visto, por fin, un auténtico “truco o trato”. Nunca me habían regalado una “calaverita” de chocolate hasta que el pasado viernes fue mi amiga Dani la que me transmitió que las brujas, las calabazas, la fiesta de Halloween y, como no, el día de Muertos es especial en México.

Han pasado ya once años desde que en Francia la UNESCO declarara esta fiesta como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad. Y es que esta festividad es “…una de las representaciones más relevantes del patrimonio vivo de México y del mundo…” Tanto a este lado del charco como al otro los difuntos son honrados por sus familias. La ausencia de los que no están nunca se podrá reemplazar pero las experiencias vividas y los recuerdos siempre permanecerán en nosotros. Los cementerios se llenan de lágrimas, de flores y de sentimientos en un día en el que el negro del luto por la pérdida cambia de color. En México, la protagonista es la flor de Cempasúchitl que, además de ser el símbolo del resplandor del sol, significa que la persona no ha sido olvidada… Y es que “ese encuentro anual entre las personas que la celebran y sus antepasados desempeña una función social que recuerda el lugar del individuo en el seno del grupo y contribuye a la afirmación de la identidad…” Así lo dijo la UNESCO.

Sin duda, la vida de los muertos perdura en la memoria de los vivos como decía Cicerón. No hace falta que sea noviembre para echar de menos a los que no están porque ya escribió el historiador francés Lamartine: “A menudo el sepulcro encierra, sin saberlo, dos corazones en un mismo ataúd.”

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

dia-de-muerto

 

Una experiencia para vivir: Reto de altura

medallas

¿Te atreves? No es la primera vez y, por supuesto, no será la última que leas u oigas esta pregunta. Cuando te plantean un reto puedes ser valiente y aceptar, o puedes ser un cobarde y rendirte sin intentarlo. Aquí os planteo el Reto de Altura a elegir entre cinco, diez o quince kilómetros. Sé que muchos ya están pensando en justificarse pero allá ellos, dijo el general Patton: “Acepta los retos de modo que puedas sentir la emoción de la victoria”…y superarse a sí mismo es el mejor premio que una persona puede recibir…¿Te atreves o te excusas? Allá tú…

La cita será el próximo tres de agosto, aún hay tiempo para prepararse y, por supuesto, para inscribirse. Muchos no habréis corrido nunca pero sí lleváis años caminando…Siempre hay solución para los problemas. “No puede haber grandes dificultades cuando abunda la voluntad” aseguraba el escritor italiano, Nicolás Maquiavelo.

El autor de “El Príncipe” nos ayudaba a buscar en nosotros mismos la voluntad que nos lleva a superar las dificultades de la vida sean del tipo que sean. Muchas veces, esa voluntad no la encontramos y nos hundimos en los problemas. Todo eso porque “en la mayoría de los hombres, las dificultades son hijas de la pereza” como escribió el británico Samuel Johnson…Nadie dijo que sería fácil pero sí que iba a merecer la pena. Después de reto de altura habrá un antes y un después. Porque todos los retos de la vida dejan una experiencia y sobre todo, una lección y un recuerdo.

Cicerón, gran orador romano, aseguró que “cuanto mayor es la dificultad, mayor es la gloria”. La dificultad es superar algo que creías imposible. Pueden ser cinco, diez o quince kilómetros pero la gloria será tuya si vences a la pereza, a las excusas y el primer domingo de agosto te unes a reto de altura.

“Si lo dejo ahora me arrepentiré para siempre” se decía en la oscarizada película El Señor de los Anillos…Querer es poder…¿Te atreves? (www.retodealtura.net)

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

 

 

 

 

 

 

Peña Nieto en tierras españolas

Hacía tres años que España no recibía una visita de Estado. Las operaciones del Rey y, por qué no decirlo, la situación económica han sido las responsables de ello. Para Don Juan Carlos ha sido la última visita de Estado que va a recibir bajo su reinado y su invitado: Enrique Peña Nieto, Presidente de México.

Con honores fue recibido Peña Nieto y su mujer el primer día de su visita en el Palacio de El Pardo. Llegaron en un Rolls Royce y allí les esperaban Don Juan Carlos y Doña Sofía y una amplia representación de autoridades españolas: el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el del Senado, Pío García Escudero; el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo; la alcaldesa de Madrid, Ana Botella y la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes. Se escucharon los himnos de sendos países mientras se disparaban salvas de honor. Antes del almuerzo que tuvo lugar en el Palacio de la Zarzuela el Presidente de México recibió del Monarca el Collar de la Orden de Isabel la Católica (segunda distinción en importancia que concede el Gobierno español) y la primera dama mexicana, la Gran Cruz de la misma orden.

Y en la escalinata del Palacio se produjo una fotografía que ya forma parte de la historia: Peña Nieto con el pasado y el futuro de la monarquía española…

Peña reyes y principes

En la cena de gala del mismo día y haciendo alusión a la reciente abdicación de Don Juan Carlos, el Mandatario mexicano dijo: “Hoy España y México comparten esperanzas y trabajan juntos para hacerlas realidad. En México, España tiene un hermano que, como lo ha hecho en el pasado, lo acompañará solidaria y decididamente en la nueva etapa de su vida institucional”. Es más, añadió: “Su Alteza Real, don Felipe de Borbón y Grecia, se encuentra en condiciones de asegurar la estabilidad y unidad de España”. Del Rey, afirmó con rotundidad: “Su responsabilidad pública ha sido crucial en el proceso de modernización económica de esta Nación. La España más libre, más democrática, más dinámica y moderna, la España más justa, es la España del Rey Juan Carlos I”.

Más allá del Protocolo

Las relaciones de España con México siempre han sido buenas pero en visitas como ésta siempre hay que tratar de mejorarlas. Peña Nieto lleva dieciocho meses al frente del Gobierno mexicano y según sus propias palabras: “Es un primer periodo de gestión que ha permitido materializar importantes reformas estructurales en beneficio del país”. Las reformas están orientadas hacia “tres pilares fundamentales para el desarrollo político, económico y social de nuestro país: para elevar la competitividad; para fortalecer nuestro régimen institucional democrático; y para ampliar los derechos sociales” aseguró el Mandatario mexicano. No hay que olvidar que México es la segunda economía más grande de América Latina y la décimo cuarta a nivel mundial.

Ni uno, ni dos, sino un total de veintiún documentos han sido firmados entre España y México sobre diferentes ámbitos. Entre estos convenios y acuerdos hay que destacar:El Memorándum de Entendimiento para Implementar la Renovación de la Relación de la Cooperación Técnica y Científica, el Memorándum de Entendimiento sobre Directrices para el Intercambio de Funcionarios entre Servicios Diplomáticos, la Declaración de Intención para la Puesta en Marcha de la Iniciativa de Movilidad y Generación de Talentos, el Memorándum de Entendimiento en Materia de Tecnologías de la Información y Comunicación, el Convenio de Cooperación en Materia de Derecho de Autor y Derechos Conexos, el Memorándum de Entendimiento en Materia de Transportes e Infraestructura de Transporte y el Convenio de Cooperación Técnica. El tiempo será el responsable de mostrar los frutos de todas las firmas.

España era el último destino en este viaje de Enrique Peña Nieto. Comenzó el pasado día 5 de junio en Portugal. Del país luso fue al Vaticano donde fue recibido por el Papa Francisco, el cual aceptó la invitación que el Mandatario le hizo para visitar México. Desde España regresa a su tierra con grandes proyectos con vistas al futuro de su nación… Pero, nunca olvide, Señor Peña Nieto que se lleva la Llave de Oro de Madrid…Así que no diga un “adiós” sin un “hasta luego”.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

Objetivo: Alcanzar la gloria

Gastronómicamente, he cambiado el bocadillo de jamón serrano por los tacos, los frijolitos son la guarnición ideal de mis platos y sin chile todo está más soso. Lingüísticamente, sigo hablando en español pero con matices. El verbo “tirar” ya es “jalar”, todo es “muy padre” y, por supuesto, “ahorita” es el adverbio por excelencia, entre otras cosas… ya se sabe que allá donde fueres haz lo que vieres… Sabio consejo, sin dudarlo. Pero hay una cosa que no cambiaré esté donde esté y son los colores de mi equipo. Soy colchonera desde “chica” y aunque “por acá” no sepan lo que es ser del Atleti ya me encargaré yo de enseñárselo. La primera lección rojiblanca será el sábado a las once de mañana en tierras mexicanas.la foto 1

Tengo preparadas las pinturas, la bufanda, la bandera y, por supuesto, la “playera”, es decir, la camiseta que dirían “allá”. La confianza en los mismos nunca la he perdido y la ilusión de ver celebrar en Neptuno el primero de los títulos de esta temporada son motivos más que suficientes para vivir este encuentro como lo que es: una final. Ver al dios del mar luciendo los colores rojiblancos es muy “chido”. “Haré chonguitos” o cruzaré los dedos para que así sea. Ya se sabe cómo es el fútbol…

El sentimiento rojiblanco no será el único que tendré a flor de piel. Se me pondrá la “piel chinita” en algún momento…“Extrañaré” o echaré de menos a mi familia, a los colchoneros con los que tantos minutos he sufrido viendo al Atleti pero lo dice una de mis camisetas: “El Atleti te hace más fuerte”. Es cierto que la distancia te vuelve más sensible a todos los detalles que te recuerdan a tu tierra. Aquellos que lo han experimentado me comprenderán bien y los que no…simplemente que piensen cuanto tardan en añorar aquello que quieren…

“Ser campeón no es una meta, es una actitud” dice otra de mis “playeras”. Eso es lo que quiero ver en los de Simeone: Actitud de campeones. Para los colchoneros ya lo sois pero hemos soñado durante meses y ahora queremos un dulce despertar… Los corazones están preparados, las gargantas están listas para corear dentro y fuera del Camp Nou un himno que es una de las mejores motivaciones que pueden tener: “Jugando, ganando, peleas como el mejor, 
porque siempre la afición, 
se estremece con pasión, 
cuando quedas entre todos campeón.” Llegan líderes y pueden salir como héroes. Como dirían “acá”: “Échadle…”

Disfrutaré del partido acompañada de amigos colchoneros-mexicanos. Sin lucha no hay victoria, así que no quiero ver al Atleti “huevón” que se da por vencido. Es el momento de olvidar los complejos. Decía Muhammad Alí que “para ser un campeón, tienes que creer que eres el mejor, si no lo eres, haz como si lo fueras”. Este escudo, esta afición, en definitiva estos colores se merecen estar en lo más alto. Ahora o nunca. Este sábado será la Liga y el próximo, la Champions.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

 

 

 

 

 

Un día del libro pero 365 días de lectura

rosa-y-libro

No es la primera vez y esperemos que no sea la última en la que los escritores mexicanos reciben el máximo galardón de la letras españolas. El Premio Cervantes ya tiene dueña: Elena Poniatowska.

Como cada año, el veintitrés de abril es un día señalado. Para unos, la noticia está en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá, otros celebran el día de San Jordi con rosas y libros, y para los castellanos, es el día de Comuneros. Celebraciones hay muchas, que cada quien decida lo que quiere celebrar. Desde tierras mexicanas, doy mis felicitaciones a la merecedora de tan ilustre premio.

Es cierto que no es el primer Cervantes que tiene acento mexicano, pero sí es la primera escritora que lo recibe. Antes de Poniatowska fueron Octavio Paz, Carlos Fuentes, Sergio Pitol y José Emilio Pacheco quienes lo recogieron. Recibir premios siempre es un honor, un reconocimiento…pero viene bien recordar las palabras de Octavio Paz cuando se enteró de que le habían concedido el Nobel de Literatura: “El Nobel no es un pasaporte a la inmortalidad. La relativa inmortalidad de las obras literarias y artísticas las da la calidad”. Lo bueno no sólo deja huella en la historia, también deja su pequeña marca en el lector…¿Cuántas veces hemos pensado en releer un libro? Eso será por algo… El escritor francés François Mauriac lo tenía claro: “Dime lo que lees y te diré quién eres. Es cierto, pero te conoceré mejor si me dices lo que relees”…

Aunque para muchos la distancia es el olvido…para mí no lo es. Vivo entre México y España. Me preocupa lo que pasa en sendos países, pero el día del Libro es Internacional. Es verdad que no he recibido ninguna rosa, ni me he comprado ningún libro con motivo de su festividad pero todos los días me dejo atrapar por las páginas de la obra que está en mis manos. “La lectura es a la mente lo que el ejercicio es al cuerpo” decía Addison…así que si al gimnasio hay que ir por salud…¿Por qué, a veces, cuesta tanto abrir un libro? No es mi caso, pero conozco muchos…

Como muchos son los temas que nos ofrecen: Intriga, amor, fantasía, historia, aventuras… Variedad hay donde elegir. Así que lo mejor es no poner excusas. Ya sea de papel o digital hay que adentrarse en las historias que nos ofrecen y evadirse, por un momento, de la dura realidad. Una realidad que condiciona nuestro día a día pero que no podrá determinar la aventura literaria que decidamos correr… Sólo, por eso, merece la pena intentarlo.

Sé, como bien dijo Borges, que “el verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar , no soporta ‘el modo imperativo’” pero siempre es agradable dar buenos consejos. Leer puede ser un hábito en tu vida solo hace falta dar, a los libros, esa oportunidad.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

niño libro