La sorpresa del Por Ellas

Ya sea en los buenos momentos o en los malos siempre está conmigo, y es que la música nunca dejará de acompañarme. No tengo ninguna preferencia entre los diferentes estilos porque, precisamente, en ellos reside la capacidad de adaptarse a mi día a día. Obviamente, hay canciones que son especiales y tienen una lista de reproducción propia.

fullsizerender

Coti cantando Color Esperanza en el Barclaycard Center (Madrid)

Hablando de ser especial, aun con la voz algo ronca, revivo la noche del pasado sábado. Fue en el Barclaycard Center de Madrid donde más de diez mil personas cantaron por una buena causa: la lucha contra el cáncer de mama. Con el rosa como telón de fondo fueron subiendo al escenario artistas que hicieron vibrar a un público que estaba más que entregado. Muchos se emocionaron cuando Ruth Lorenzo cantó Voces, el himno de este año. Reconozco que fue un momento especial, pero no fue esa canción la que hizo que temblaran mis piernas, mis manos y, por supuesto, que mis ojos dejaran salir esas lágrimas cargadas de recuerdos, unos recuerdos de lucha, de victoria, de alegría, de sufrimiento y de tantas cosas… El responsable de todo ello fue Coti. No me esperaba que cantara Color Esperanza. Este tema fue el himno durante toda mi batalla. Han pasado muchos años y aun sigo emocionándome con los primeros acordes. El 22 de octubre de 2016 ya forma parte de mi historia porque por primera vez lo escuchaba en directo. Acompañada por mi madre viví, o mejor dicho, vivimos un resurgir de aquella batalla que marcó un antes y un después en nuestras vidas. Lo mejor de todo fue el abrazo que nos dimos al acabar esta canción, acabábamos de cumplir un sueño que nació en la cama de un hospital. Menos mal que el argentino continuó con Antes que ver el sol y Nada fue un error para volver a dar ritmo a mi corazón y seguir botando como llevaba haciéndolo todo la noche, aun quedaba una hora de concierto…

Un concierto que acabó con los niveles de adrenalina en lo más alto. Sergio Dalma y su Galilea pusieron el broche final a un Por Ellas difícil de olvidar. Llevaba un mes esperando esta cita y ya forma parte del pasado, sus recuerdos ya están en la memoria, en las fotos, en los videos, pero sobre todo, en mi corazón teñido de color esperanza. Eso sí, lo bueno es que ya queda menos para el Por Ellas 2017. La cuenta atrás ha comenzado…

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

 

 

Anuncios

Las alegrías del Atleti

Solo han sido unos días pero ya echaba de menos animar al Atleti y, claro está, gritar sus goles. En el recuerdo más cercano sigue el brillante partido ante el Bayern de Múnich. La lección de futbol que los de Simeone dieron a los de Ancelotti fue de sobresaliente. Esa victoria llenó de alegría a los miles de corazones que no paraban de gritar y cantar a los suyos. Con la euforia aun en niveles muy altos, los rojiblancos ganaron en Valencia y consiguieron, gracias a esos tres puntos, el liderato de la tabla. Después de todo esto, por el parón de la Selección, es normal que eche de menos volver a ver a los míos “defendiendo los colores”.

image1De nuevo en el Calderón, volvió la Liga y con ella un recital de goles. Hasta siete veces los colchoneros gritamos esa palabra de tres letras que acelera el ritmo cardiaco de cualquiera. Y es que cuando el Atleti derrocha “coraje y corazón”, la ribera del Manzanares se llena de sonrisas que son muy difíciles de borrar. Y así, precisamente, salí hace unos días del Vicente Calderón. Reconozco que el partido ante el Bayern era especial por muchos motivos. Con mi colchonero favorito, mi padre, viví ese encuentro en el que los equipos de mi corazón se veían las caras. Obviamente, mi camiseta era rojiblanca, y me dejé la voz animando a un equipo que aunque me haga sufrir, a veces demasiado, es como bien dice Sabina: “Mi manera de vivir”. Desde ese día, y tal y como se vio en el mosaico que se hizo en las gradas, el Atleti le está dando muchas alegrías a mi corazón. Y que siga así… porque aun no estoy preparada para las taquicardias que vivimos la pasada temporada…

Esta semana vuelve la Liga de Campeones, y hasta Rusia llevará el sentimiento colchonero para caldear el ambiente, nunca mejor dicho. No sé si tan siquiera tendrán grados en el termómetro pero eso es lo de menos, lo importante es que vuelvan con la victoria. Así, las sonrisas colchoneras seguirán luciendo en el rostro, una vez más, partido a partido…

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)