Lisboa: Territorio indio, territorio vikingo

 

la fotoMe preguntan una y otra vez que si sigo creyendo que el sábado ganará el Atlético de Madrid…Mi respuesta siempre ha sido y será la misma: ¿Por qué no? Llegar a la final de la Champions no es una tarea fácil y tanto Real Madrid como Atleti han sido merecedores de ello. Es un único partido. Noventa minutos del mejor fútbol europeo. Y no olvidemos que los rojiblancos son los flamantes campeones de la Liga…

“Partido a partido” y “latido a latido” los de Simeone han eliminado al Milan, al Barça, al Chelsea…No lo han tenido fácil pero como dijo “el Cholo” con trabajo todo es posible. Están en la final con un único objetivo: levantar “la orejona”. La afición está preparada para gritar, cantar y, si es necesario, sufrir por sus colores. Estamos concentrados para vivir una final histórica…Y si hace unos días escribíamos en la Historia con tinta rojiblanca la Liga, que mejor manera de continuar esta historia que con la Champions.

Que no nos asuste que en el Real Madrid estén Cristiano Ronaldo, Benzema y compañía. Son jugadores de futbol, buenos sí, pero los nuestros también lo son. Serán once contra once. ¿Por qué no podemos? Eso es lo que nos quieren hacer creer… Todos sabemos a estas alturas que los merengues saben contar, de momento, hasta nueve. Es cierto, que tienen en sus vitrinas nueve copas de Europa pero ahí se van a quedar. Saltarán al terreno de juego buscando la décima pero ¡cuidado! porque los rojiblancos también la ansiamos. Sería la primera y en la vida siempre hay una primera vez para todo.

La celebración del domingo estuvo bien. Los colchoneros quedamos con Neptuno en repetirla está semana. No podemos fallar al dios de los mares. Nos está esperando. Es el momento de conquistar la gloria europea. Estamos en la final para ganarla. Muchos indios partirán de la Ribera del Manzanares para tomar Lisboa y teñirla de rojiblanco. El resto haremos lo mismo allá donde estemos. Que se note por qué somos la mejor afición.

“Paso por Concha Espina como pasa un forastero” cantaba Joaquín Sabina en el Himno del Centenario. Los vikingos siempre han sido nuestro rival. No hay pipa de la paz. Si ya les arrebatamos una Copa del Rey en el Bernabéu…¿Cómo se sentirán cuando les privemos de la “famosa” décima? Esto es una motivación extra para todos los colchoneros. Que infarten los corazones, que la piel se nos ponga de gallina que suframos lo que tengamos que sufrir pero que lloremos porque la copa viaja a nuestra casa, al Vicente Calderón.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Creer y ganar

calderon

Jugaban en casa. Unos, en el Vicente Calderón; los otros, en el Allianz Arena. Los dos compartían resultado. El uno a uno de la ida era su pequeña ventaja pero los dos tenían que sentenciar. Sabía que iba a sufrir, y lo reconozco, sufrí. Una cosa sí tenía clara: No estaba preparada para los penaltis. Afortunadamente no llegaron ni en España, ni en Alemania.

Ha caído el Barça, y dicen que quien elimina a los azulgranas gana la Champions. Eso está por ver. Aunque este Atleti bien se merece levantar “la orejona”. De momento, el partido a partido funciona. A día de hoy, los colchoneros podemos presumir de que nuestro equipo, por el que tanto sufrimos, está entre los cuatro mejores de Europa. Los de Simeone no han decepcionado pero su afición tampoco. Fue emocionante escuchar cantar el himno a los colchoneros que estaban en el Calderón, pero los que no lo estábamos también tarareábamos en nuestras mentes los versos que más nos pueden motivar: “Jugando, ganando, peleas como el mejor, 
porque siempre la afición, 
se estremece con pasión, cuando quedas entre todos campeón”. Para nosotros ya sois campeones. Hemos creído que era posible y solo cuando se confía en uno mismo se obtienen buenos resultados. Hay que creer ahora y siempre.

El Vicente Calderón fue la olla a presión en la que se cocinaba la pasión, la ilusión y el sueño de la Champions de todos los aficionados. Un sueño ya frustrado para algunos pero una más que posible realidad para otros. Ahora toca esperar hasta el sorteo de mañana, y confiar en el azar…Porque el “coco” alemán aunque se asustó en un momento de su partido de vuelta, también estará allí.

En una ribera, que no es la del Manzanares, recibí muchos mensajes de colchoneros que quisieron compartir conmigo la felicidad del momento. He de confesar que mi buena amiga Paloma, muy merengue, también me felicitó pero…entre mis quinielas para las semifinales está el Real Madrid-Bayern aunque también es muy tentador pensar que el Atleti frustrará la tan ansiada décima de los vikingos… Menos mal que la responsable de los emparejamientos será la diosa Fortuna…

El partido de ayer será inolvidable. Seguimos soñando con la final. Todo es posible. Decía Jefferson: “Me gustan más los sueños del futuro que la historia del pasado”. Este Atleti ilusiona, hace olvidar todas las temporadas malas. Disfrutemos de esta victoria, pensemos en el próximo rival y despertemos en Lisboa. Quedan muchos sueños por cumplir y muchas hazañas por contar, eso sí, siempre en rojiblanco.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

Cuestión de creer

Gato leon

Es el único equipo español clasificado como líder de su grupo para los octavos de la Champions, a día de hoy. Son segundos en la Liga con treinta y tres puntos. Están a uno del líder… ¿Es o no es motivo para estar orgullosos del Atleti?

Claro que es motivo más que suficiente para sentir los colores de un equipo que ha hecho sufrir a sus aficionados como solo él sabe hacerlo. Dijo Simeone que “es un momento muy importante para el hincha”, y tanto que lo es. El colchonero acude a los encuentros a disfrutar de su equipo, a vibrar con él y a emocionarse con sus colores. Ya lo dijo Sabina en el himno del centenario: “Aquí me pongo a contar motivos de un sentimiento que no se puede explicar”.

Y sin buscar una explicación hay que reconocer que el Atlético de Madrid está en un gran momento. Atrás quedaron las malas temporadas…éramos los “sufridores por excelencia”. Eso sí, la afición siempre ha estado volcada con los suyos, a las duras y a las maduras. Se marchó Torres, Agüero, Forlán, Falcao…pero el Atleti sigue, se adapta y continua. Eso me recuerda que nadie es imprescindible y como aseguró “El Cholo” Simeone: “Lo mejor que tenemos los atléticos es que no dejamos nunca de creer”. Y está claro que “la confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito” lo dijo Emerson, pero es la pura verdad.

“Buscamos llegar donde todos sueñan”. Simeone lo tiene claro. Como colchonero sabe lo que quiere. Dejando al margen el rojiblanco y siendo del equipo que se sea; siempre hay que creer en lo que se hace, en lo que se siente y en lo que se vive. Un partido de fútbol son noventa minutos, pero la vida está llena de muchos minutos para aprovechar. Creemos que es larga pero en un segundo todo puede cambiar. Decía un proverbio árabe que “el pasado ha huido, lo que esperas está ausente pero el presente es tuyo”. Tu eres el entrenador de tu vida. Las frases que te susurras a ti mismo tienen más fuerza que lo que otros te puedan decir.

Así que hay que entrenarse para que no se nos escape el presente, para saber lo que se quiere…No digo que sea fácil pero puedo parafrasear al entrenador rojiblanco cuando el Atleti celebró con los suyos en Neptuno la copa conseguida en el Bernabéu. Hay que creer.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

Más rojo que blanco

foto camiseta

 Cuando no es la Champions, es la Liga y si no la Europa League o la selección, pero el fútbol no da tregua. Es más, tiene la licencia de cambiar parrillas de televisión. No es que me disguste ver un encuentro de mi equipo pero comprendo, que a muchos les canse que un día sí y otro también haya un partido. Lo bueno que tiene el Mundial o la Eurocopa es que sabes que la selección engancha y, más, desde que da tantas alegrías. Esperemos que duren, porque hay que estar a las duras y a las maduras. Cuando se gana, cuando se sufre y cuando se pierde, como la afición del Atleti.

Que el fútbol levanta pasiones no hay duda. Y quien más y quien menos estará pendiente del que será el tema de conversación de la mañana siguiente. El deporte rey, tan admirado por unos y odiado por otros, tiene la capacidad de sacar de dentro de cada uno de nosotros al mejor orador. ¡Vaya capacidad argumentativa tenemos! Si Cicerón levantará la cabeza…

Pero no estamos en la ciudad italiana y los tiempos son otros. Si hay una fecha en todo calendario colchonero es la del derbi madrileño. El cara a cara con su máximo rival. Acaba de terminar la última jornada liguera y está a punto de dar comienzo la siguiente…pero con un aliciente muy especial. Hay un partido con mayúsculas: Real Madrid-Atlético de Madrid. Los indios llegan en su mejor momento. Seis victorias esta temporada, son su mejor aval para asaltar el fortín blanco. Los de Simeone saben que en juego hay algo más que tres puntos. El optimismo y la confianza serán, sin duda, grandes aliados. Aún está en la memoria de los colchoneros la última Copa del Rey conquistada en el Santiago Bernabéu. Todavía más de un merengue tiene esa herida sin cicatrizar… Quedan menos de cuarenta y ocho horas para el partido y en el ambiente ya se respira la emoción. Pero, ¡ojo! El Atleti es el Atleti y, a veces, ha saltado al terreno de juego como a ningún rojiblanco le gusta que lo haga. Es hora de salir sin complejos. La mejor afición os acompañará y os apoyará contra viento y marea. Celebrar los goles colchoneros en la casa blanca no tiene precio.

Ganar una apuesta o una porra son motivos más que suficientes para reunir mañana a indios y vikingos delante del televisor. Tras el pitido inicial solo me quedará recordar al famoso emperador romano Julio César cuando dijo: “Alea iacta est.” Este partido pasará a la historia, aunque esperemos que escrito con tinta rojiblanca.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)