COLORES

b101fa9bdd0c35b4319fa7cdeb1495ae_XL

Mi columna para El Valle de México

Ondeaban las banderas españolas en el día de la Fiesta Nacional. Muchos madrileños salieron a las calles de la capital para ver el desfile militar y compartir con sus conciudadanos el amor por unos colores que unen y no distancian como pretenden algunos políticos. Toda España celebró esta festividad como se merece. Cada doce de octubre es diferente porque la actualidad marca, nos guste o no, los prolegómenos de los festejos. Con la sombra del independentismo de fondo y la sentencia a los políticos presos, el sentimiento español se vio reforzado. Posiblemente, a quienes llevan un lazo colgado de la ropa se les hayan revuelto las tripas, pero eso poco importa a quienes defienden con orgullo y la cabeza bien alta a su país. A estos no les importa pronunciar la palabra “España” y esa es la mejor arma para frenar a quienes intentan enfrentarnos.

Si hablamos de enfrentamientos, muchos se han quedado anquilosados en las dos Españas. En la España de la Guerra Civil, en la España del Franquismo. El Gobierno se ha propuesto exhumar los restos de Franco, de hecho, está a punto de hacerlo, pero la verdad es que la situación de nuestro país no pasa por el Valle de los Caídos. Pasa por los datos económicos, el desempleo, el malgasto del dinero público y muchos problemas que cualquier ciudadano de a pie sería capaz de enumerar al presidente del Gobierno en funciones. Con la vista puesta en las elecciones, los colores que priman ahora son los de los diferentes partidos políticos. Es mejor dejar atrás el pasado y pensar en el porvenir… Nos iría mucho mejor. Los ciudadanos quieren soluciones y promesas que se vayan a cumplir. Están hartos de ir a las urnas para nada, bueno, para nada no porque está visto que siempre hay quien se beneficia de la inactividad. La palabra más repetida es “desbloqueo” pero éste no puede llegar si no hay tiempo para sentarse a negociar. Para esto, hay que tener voluntad y ésta está en tela de juicio porque desde abril no será porque no han tenido tiempo… En fin, queda menos de un mes para saber qué color político es el que prevalece y con quién se mezclará para que España prospere.

Si de colores hablamos, esta semana se tiñe de rosa. Es el mejor prólogo para dar visibilidad al cáncer de mama que el próximo sábado celebra su día mundial. Hoy, el folio en blanco lo tiño de rosa, pero el cáncer tiene demasiados colores. Ojalá que en esas promesas electorales de las que hablaba no se olviden de la investigación. Gracias a ella, podemos ganar la batalla a esta enfermedad que trunca la vida de muchas personas. Sé de lo que hablo y sé lo que es ganar la batalla al cáncer, por eso, desde aquí traslado todo mi ánimo a quienes en estos momentos luchan contra la enfermedad. La fuerza de la vida es inagotable y para ello, os invito a que pintéis cada día de color esperanza.

El Valle: https://www.elvalle.com.mx/columnas-y-opinion/story/6626/colores

 

 

 

 

 

 

Silencio

b101fa9bdd0c35b4319fa7cdeb1495ae_XL

 El Valle de México

Mi columna para El Valle (México):

https://www.elvalle.com.mx/columnas-y-opinion/story/2140/silencio

 

Triunfadora Merkel

Angela Merkel

Los alemanes han hablado. Angela Dorothea Merkel vuelve a tener las riendas del país germano.  La mujer que viste sencillamente, a la que hemos visto hacer la compra en un supermercado y vibrar viendo un partido de fútbol, de nuevo, tiene la confianza de los suyos.

Antes de unas elecciones todo son especulaciones pero el resultado alemán no ha dejado indiferente a nadie. A unos, les da miedo pensar que viene, otra vez, “la Merkel”, como si del mismísimo coco se tratase, a tomar la riendas de Europa. En cambio, a otros les alegra su victoria. Menos mal, que para gustos están los colores.

Sorprendente o no, hace dos años viví en Berlín y, sinceramente, Merkel no era tan querida. Preguntando a mis amigos por su posible reelección, su respuesta mayoritaria era: “Merkel, nein”, pero han pasado más de setecientos días de aquello y algo ha cambiado. Criticada políticamente ha sabido ganarse a la gente y desde el domingo vuelve a reinar en Europa. Si los alemanes le han dado su confianza, yo también. Parece inflexible, exigente y con carácter. Pero es verdad que solo trabajando duro se consiguen resultados. Por su parte seguro que así será, al menos, espero que no decepcione a los que han depositado su confianza en ella. Es duro ver como alguien en quien confías te defrauda.

Aunque no se que es más duro para mi si escuchar la expresión: “Canciller Merkel” o ponerme a repasar la gramática alemana…Ufff… Es verdad que con Angela o sin ella, Alemania es un país al que tengo especial cariño y la política me importa bastante poco. Tengo allí buenos amigos y sueño con volver a disfrutar de los paseos por Unter de Linden, de los helados que comí en Potsdamer Platz y con tantas cosas que hicieron que ese país me marcara para siempre… Sí, lo reconozco, no todo es bueno…El clima no me da envidia y como en España no se come en ningún sitio pero Alemania tiene algo. No me gusta que critiquen los estereotipos. Alemania es algo más que cerveza y sus gentes no son como las pintan en las películas. Hay que abrir la mente y evolucionar y, sobre todo, conocer bien para poder hablar. La ignorancia es muy atrevida.

Un nueva etapa comienza. Los principios siempre son ilusionantes, lo de Merkel es una continuidad pero no por ello dejar de ser una nueva andadura: Un reto. Sin lucha no hay victoria; una mujer como ella luchará para que su país siga siendo un referente para todos. Ha demostrado que complejos tiene pocos. Por eso, no hay duda de que afrontará su mandato con paso firme. No me gustaría pensar dentro de cuatro años en la cita de su compatriota Nietzsche: “Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti.” Lo dicho. Willkommen Frau Merkel und Viel Glück! (Bienvenida Señora Merkel y mucha suerte).

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)