COLORES

b101fa9bdd0c35b4319fa7cdeb1495ae_XL

Mi columna para El Valle de México

Ondeaban las banderas españolas en el día de la Fiesta Nacional. Muchos madrileños salieron a las calles de la capital para ver el desfile militar y compartir con sus conciudadanos el amor por unos colores que unen y no distancian como pretenden algunos políticos. Toda España celebró esta festividad como se merece. Cada doce de octubre es diferente porque la actualidad marca, nos guste o no, los prolegómenos de los festejos. Con la sombra del independentismo de fondo y la sentencia a los políticos presos, el sentimiento español se vio reforzado. Posiblemente, a quienes llevan un lazo colgado de la ropa se les hayan revuelto las tripas, pero eso poco importa a quienes defienden con orgullo y la cabeza bien alta a su país. A estos no les importa pronunciar la palabra “España” y esa es la mejor arma para frenar a quienes intentan enfrentarnos.

Si hablamos de enfrentamientos, muchos se han quedado anquilosados en las dos Españas. En la España de la Guerra Civil, en la España del Franquismo. El Gobierno se ha propuesto exhumar los restos de Franco, de hecho, está a punto de hacerlo, pero la verdad es que la situación de nuestro país no pasa por el Valle de los Caídos. Pasa por los datos económicos, el desempleo, el malgasto del dinero público y muchos problemas que cualquier ciudadano de a pie sería capaz de enumerar al presidente del Gobierno en funciones. Con la vista puesta en las elecciones, los colores que priman ahora son los de los diferentes partidos políticos. Es mejor dejar atrás el pasado y pensar en el porvenir… Nos iría mucho mejor. Los ciudadanos quieren soluciones y promesas que se vayan a cumplir. Están hartos de ir a las urnas para nada, bueno, para nada no porque está visto que siempre hay quien se beneficia de la inactividad. La palabra más repetida es “desbloqueo” pero éste no puede llegar si no hay tiempo para sentarse a negociar. Para esto, hay que tener voluntad y ésta está en tela de juicio porque desde abril no será porque no han tenido tiempo… En fin, queda menos de un mes para saber qué color político es el que prevalece y con quién se mezclará para que España prospere.

Si de colores hablamos, esta semana se tiñe de rosa. Es el mejor prólogo para dar visibilidad al cáncer de mama que el próximo sábado celebra su día mundial. Hoy, el folio en blanco lo tiño de rosa, pero el cáncer tiene demasiados colores. Ojalá que en esas promesas electorales de las que hablaba no se olviden de la investigación. Gracias a ella, podemos ganar la batalla a esta enfermedad que trunca la vida de muchas personas. Sé de lo que hablo y sé lo que es ganar la batalla al cáncer, por eso, desde aquí traslado todo mi ánimo a quienes en estos momentos luchan contra la enfermedad. La fuerza de la vida es inagotable y para ello, os invito a que pintéis cada día de color esperanza.

El Valle: https://www.elvalle.com.mx/columnas-y-opinion/story/6626/colores

 

 

 

 

 

 

El día más rosa

Como cada año, el diecinueve de octubre se celebra mundialmente el día contra del Cáncer de Mama. La concienciación se tiñe de rosa para recordar a las mujeres de la importancia de las revisiones. Las que lo han vencido son las heroínas de las que lo están sufriendo. Ante esta dura enfermedad sentirse querido y apoyado son los mejores aliados para todos los pacientes padezcan el cáncer que padezcan.

Bajo el influjo rosa se organizan conciertos, carreras y numerosas actividades que unen tanto a hombres como a mujeres bajo la misma estela. Pero el cáncer no sólo se tiñe de rosa. Son muchos los tipos y cada uno posee su señal. Si de colores hablamos, el arco iris se nos queda demasiado escaso. Pero no hablemos de colores porque el nombre de la enfermedad es el mismo. Ser optimista es una buena dosis de adrenalina y ser un luchador es algo que llevamos todos dentro porque “nunca sabes lo fuerte que eres, hasta que ser fuerte, es tu única opción.”

cancer-de-mama-simboloCon el rosa como telón de fondo, la vida te enseña todos los días la cara y la cruz de la realidad. Leía en la prensa el caso de una pequeña luchadora que necesita con urgencia someterse a un trasplante de médula. Estas noticias son las que hacen que se te encoja el corazón, te hacen recordar y te inspiran a ser fuerte. Y como no, te conciencian de que hacerse donante de médula es regalar vida a una persona que no desea otra cosa que escuchar de su doctor las palabras: Tienes un donante de médula. Pues bien, mientras unos luchan otros se aprovechan.

Sin palabras te deja leer que un ex concejal ha fingido durante cinco años padecer un cáncer de colón con el fin de cobrar una pensión. El señor Morales, por decir algo, será de los que piensan que el “cáncer” les toca a otros. Y como se suele decir que es una “larga enfermedad” pensaría que podía estar ganando dinero durante un “largo tiempo”. A parte de parecerme lamentable por no decir otra cosa, al señor Morales se le debía de caer la cara de vergüenza ante  toda la sociedad. Que menos que una disculpa ante todas las personas a las que el cáncer ha llegado a nuestras vidas sin ser invitado. Señor Morales, el cáncer te enseña que la vida no son mil euros al mes, la vida es algo…Pero usted, de momento, tiene una asignatura pendiente: Madurar. A su edad ya va siendo hora…

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)