Rafa Nadal necesita vencer a la ansiedad

Todos conocen sus logros. Es el ejemplo a seguir de muchos y aunque sus proezas en el tenis hayan sido heroicas, Rafa Nadal es tan humano como cualquier persona más. En la vida hay rachas buenas y malas. Está claro que el manacorí no pasa por un buen momento pero en la debilidad se conoce la fortaleza de una persona. Y alguien como Nadal que ha demostrado la fuerza física y mental que tiene, podrá sin duda, con la ansiedad que no le permite estar al cien por cien. Porque sólo está derrotado aquel que dejar de luchar. Y Rafa Nadal siempre pelea hasta la última bola de partido.

“Estoy jugando con muchos nervios en demasiados momentos, en los momentos importantes”. Así justificó Rafa Nadal su derrota en la tercera ronda en Miami ante su compatriota Verdasco. No es la primera derrota esta temporada del que fuera líder de la ATP durante mucho tiempo y eso ha hecho saltar las alarmas. Fue el propio tenista el que reconoció que padece ansiedad porque lo que le está IMG_9859sucediendo “es algo que no me ocurría a menudo en mi carrera, en la que siempre he sido capaz de controlar mis emociones en el noventa o noventa y cinco por ciento de mis partidos, cosa que ahora es más difícil”. Es difícil pero no imposible y está convencido de una cosa: “Lo voy a arreglar. No sé si en una semana o seis meses o un año, pero lo voy a hacer”. Y si lo dice un campeón, la victoria está asegurada.

De los fracasos siempre se aprende. Falló en Doha. De Australia se fue en los cuartos de final y en las semifinales en Río de Janeiro. Conquistó el título en Buenos Aires, pero no fue el principio del fin de la mala época porque en Indian Wells cayó en cuartos y lo de Miami ha sido la gota que ha colmado el vaso. Ahora es el momento de recuperar esa confianza en él mismo, ésa que Rafa Nadal asegura que ha perdido porque no sabe “como atacar la bola, cómo moverme o qué hacer”.

Todavía queda temporada para ver al tenista español mordiendo alguna copa. Nadie se desenvuelve en la tierra batida como él. Montecarlo, Barcelona, Madrid, Roma y, por supuesto, Roland Garros pueden devolver a Nadal la falta de seguridad que ha perdido. Y hablando con doble sentido, hay competición más que de sobra para ver como Rafa Nadal gana cada juego, set y partido.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

FullSizeRender

Alemania en su máxima expresión

alemania

Pueden ser de rabia, de cocodrilo, de emoción, de alegría, de cansancio…Pero las que se vieron en Belo Horizonte son las lágrimas de la derrota en su máxima expresión: Lágrimas de humillación…Y es que no fue precisamente bello el horizonte que contemplaban los brasileños…Las derrotas siempre duelen pero las formas de perder duelen aún más. En casa, en su mundial…En fin, no hay mal que por bien no venga…Lo del Maracanazo ya no es su peor pesadilla. No sé como se dice pesadilla en portugués pero sí cual son sus sinónimos: Müller, Klose, Kroos, Khedira y Schürrle.

Se esperaba una semifinal emocionante. Entre las dos selecciones sumaban ocho estrellas mundialistas y, exactamente, ocho fueron los goles que se vieron. Eso sí, los siete primeros los recibieron los brasileños. Ni Julio César puedo frenar a los bávaros. La Mannschaft se convirtió en un máquina de hacer goles. Tanto es así que en treinta minutos ya había marcado cinco goles a una Brasil que se que quedaba muy lejos de las expectativas marcadas. La afición local no daba crédito a lo que veía ni tampoco los millones de espectadores que contemplaban el partido en directo. No hay que olvidar que esta humillación fue, dada la redundancia, vista mundialmente. Ya nadie se acuerda del resto de sorpresas que ha dejado Brasil 2014; en el recuerdo de todos estará el ya conocido “Mineirazo”.

Es cierto que “es imposible ganar sin que otro pierda” como dijo el poeta romano, Publio Siro. Pero cuando la derrota toca de lleno el orgullo del perdedor es mucho más dolorosa. Ahora en Brasil, se buscan responsables de lo sucedido. Todas las miradas apuntan a un mismo hombre: Scolari. Está claro que él asumirá la culpa pero…¿por qué si se gana la responsabilidad es de todos y si se pierde es sólo de uno?…Ahí queda eso…

Por animar un poco a los brasileños, me vienen a la mente las palabras de Saramago: “La derrota tiene algo positivo: nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo: jamás es definitiva”. Así que, otra vez será. De momento, ya todo el mundo sabe contar, al menos, hasta siete en alemán. Los chistes y bromas con el resultado se multiplican por momentos. La afición alemana disfruta de la victoria como se merece. Han hecho historia y es normal que quieran celebrarlo. Están a noventa minutos de la copa…Es el momento de no rendirse.

La vida te da muchas lecciones. Ya sea dentro de un hospital, en la calle o en un campo de futbol. Ya se sabe que sin lucha no hay victoria aunque ayer en Mineirao nos enseñó algo que muchos olvidan: La humildad. Alemania ganó pero su actitud fue más que una lección. Dijo Jacinto Benavente: “En la pelea, se conoce al soldado; sólo en la victoria, se conoce al caballero”. Ahí lo dejo…

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

Otra vez será

copa championsNo pudo ser. “La orejona” es blanca. Enhorabuena a los merengues, pero como colchonera de corazón puedo llevar la cabeza muy alta, porque ante todo se puede estar muy orgulloso de estos colores. La temporada ha sido magistral pero lo vivido en Lisboa, no ha sido justo; ha sido muy cruel para los rojiblancos.

Ya se sabe que en el fútbol hasta que no se pita el final todo es posible y si juega el Atleti, más aún. Soñamos con la copa, la acariciamos y vimos cómo se nos escapaba…Podemos llorar de pena porque las derrotas duelen pero también podemos llorar de alegría por el equipo que tenemos. No olvidemos que somos campeones de Liga, subcampeones de Europa y lo más importante, la afición rojiblanca ha dado una lección de actitud a todo el mundo: Si se gana, ahí está para celebrar y si se pierde, ahí está para apoyar…Porque ser del Atleti es algo más que lucir una camiseta.

Durante meses hemos escuchado y practicado lo que nuestro mayor filósofo nos ha enseñado. Con “El Cholo” hemos aprendido a vivir “partido a partido” y a creer en nosotros mismos. Estas son dos grandes lecciones: De fútbol y de vida. Pero me viene a la cabeza lo que decía su compatriota Jorge Luis Borges: “Hay derrotas que tienen más dignidad que la victoria”…

Tarde o temprano se hará justicia. El fútbol sigue debiendo una copa de Europa al Atlético de Madrid. Ha demostrado que se la merece. Se acaba una temporada en la que los colchoneros hemos vibrado, sufrido, gritado y, por supuesto, llorado por nuestros colores. Recordaremos las victorias, las derrotas, los mejores goles…pero ya sea dentro o fuera del Calderón, cerca o lejos de la Ribera del Manzanares; los indios hacemos que cada partido sea especial estemos donde estemos. Ser del Atleti es como todos bien sabemos una “manera de vivir”. No sé si es la mejor, pero desde luego, yo no la cambio por nada.

Dicen que no hay que mirar al pasado y vivir el presente. “Ayer” es el adverbio que acompaña a nuestra derrota y su victoria. El verbo ya lo conjugamos en pretérito, así que, pasemos página. Se acabó la Liga, se acabó la Champions pero estamos a punto de dar la bienvenida al Mundial…Ahora sí, ¡todos con la selección!

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)