¡¡Atleti Campeón!!

Ondeando la bufanda entre el sonido del claxon de los coches y al grito de “Atleti, Atleti” llegué al único sitio en el que quería acabar la noche. Neptuno con un agua rojiblanca esperaba una auténtica marea. Llevaba meses soñando con ir a la fuente del rey de los mares y tras noventa minutos en los que nunca dejé de creer cumplí, con una amplia sonrisa, el sueño que anhelaba.

Obviamente, no iba sola. Rosa, Ana y Ales me acompañaban. Sabíamos que con los jugadores lo festejaríamos dos días más tarde pero cuando se trata de celebrar una copa todo momento es bueno. Frente a Neptuno me acordé de quién me inculcó este sentimiento que por muchas palabras que uses es difícil de explicar. Por eso, ni lo voy a intentar. El Atleti son muchas vivencias, muchas emociones y, por supuesto, muchos momentos únicos e irrepetibles. También puedo asegurar que te enseña a llorar de alegría porque cuando luchas por lo que quieres y lo consigues el corazón, acostumbrado a taquicardias, palpita al compás del himno de tus colores.

En Neptuno celebrando la Europa League

No faltaron los cánticos, las sonrisas en las caras, los vítores a los jugadores, en especial a ese Niño que todos hemos visto crecer y se va del club que adora con una copa que le ha hecho campeón, precisamente, en el penúltimo partido en el que lucirá la camiseta colchonera. Hasta en esto apuramos al límite. Pero merece la pena cuando el desenlace final está lleno de euforia. Ya nos tocaba volver a rendir culto a nuestro dios. Neptuno nos echaba de menos.

Desde que aprendimos la filosofía “cholista” todo comenzó a cambiar. Seguimos fieles al coraje y corazón que son nuestra seña de identidad pero desde el “partido a partido” vivimos al día. Pensamos en nosotros, creemos en nuestras posibilidades y dejamos atrás ese pasado apodado “el pupas” para crecer en el terreno de juego, y así, alcanzar la gloria. La afición nunca ha dejado solo a los suyos. En las buenas y en las malas siempre ha estado, está y estará. La Europa League es de todos. Así que todos disfrutamos en las calles de Madrid del título por el que también hemos sufrido. Me acuerdo de los que están lejos de Neptuno, pero que no se preocupen que ya me encargo yo de celebrarlo por ellos. Durante la fiesta de esta copa ya se habla, o mejor dicho, ya se canta el nombre del próximo rival en Europa. La verdad es que no sé cual serán sus colores, lo único que tengo claro es que el destino es Tallin. Si hasta allí no puedo ir, repito lo que dije en mi último artículo, os espero en Neptuno gritando bien alto: “¡Aúpa Atleti”. Pero hasta agosto solo tenemos que disfrutar.

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

 

Anuncios

Hasta Lyon gritando ¡Aúpa Atleti!

Llegó el día. A los que me preguntan si voy a Lyon les digo que no, más que nada porque prefiero esperar a los de Simeone en Neptuno. Nunca dejes de creer es el lema de cabecera para una noche en la que se avecinan nervios, tensión, emoción y como no, sufrimiento. Estoy preparada para eso y para más porque mi sentimiento rojiblanco está, hoy más que nunca, a flor de piel. Quedan noventa minutos para alcanzar la gloria y espero que con la copa regresen de tierras francesas.

Lyon ciudad natal de Saint-Exupéry, autor de El Principito, va a recibir al nuestro con una motivación extra. Muchos confían en sus botas, yo prefiero pensar en todo el equipo porque todos nos han hecho vibrar en una temporada irregular que, sin embargo, nos ha llevado a una final. Y eso es motivo para sonreír y, por supuesto, para llenarse de ese coraje que nunca nos falta. Ya cantamos en nuestro himno “porque luchan como hermanos” y espero que así sea porque su afición nunca les ha fallado. Diez mil hinchas estarán en la ciudad gala pero muchos más se concentrarán frente al televisor para empujar a los colchoneros hasta el éxito.

Sentimientos colchoneros con ganas de visitar Neptuno

Es verdad que en un partido todo puede suceder, pero eso es lo que menos me importa porque tengo el corazón preparado para las posibles taquicardias. Hay ganas de ir a ver al dios de los mares para ofrecerle la Europa League. Muchos, generalmente merengues, menosprecian este título pero ¡ojo! porque ya escribió Exupéry en su obra maestra que “solo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible a los ojos”. El sentimiento colchonero no todos lo entienden y hablar por hablar es muy fácil. La familia rojiblanca sabe bien a lo que me refiero.

Hace cuatro años, la última vez que visitamos a Neptuno, yo andaba por tierras mexicanas. Disfruté viendo a los míos en plena fiesta y reconozco que me emocioné porque por muy lejos que uno esté siempre está pendiente de esa familia futbolística que está unida en el particular “coraje y corazón” que no está al alcance de todos. Con las rayas rojiblancas por bandera, en esta ocasión estoy a dos paradas de metro preparada para vivir y sentir de cerca la marea colchonera.

Nadie me puede impedir que sueñe porque la vida me ha demostrado que los sueños se convierten en realidad. Nunca el camino es fácil por eso la satisfacción siempre es mayor. Confío en los míos porque sé que estarán a la altura. Desde niña me inculcaron esta forma de vida que va acorde con mi forma de ser. El Atleti me ha hecho reír, me ha hecho llorar, me ha hecho gritar, me ha hecho sufrir… y lo más importante, me ha hecho vivir momentos inolvidables. Y por eso, hoy sin dudarlo, conjugo el verbo creer mientras grito: ¡Aúpa Atleti!

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

Sin descanso en la Liga española

IMG_0101

Treinta días tiene el mes de abril pero sólo hoy, en España, no habrá fútbol. Y es que entre la Liga, la Champions y la Europa League, el deporte rey no va a dar tregua a todos sus aficionados. La vuelta de las vacaciones de Semana Santa ha estado marcada por la trigésima jornada de Liga. Una jornada en la que el líder y sus principales rivales al título han cumplido. Barça, Real Madrid y Atlético han hecho sus deberes.

En el Camp Nou, los culés recibieron a un Almería que estrenaba entrenador. Un viejo conocido blaugrana, Sergi Barjuán, aspiraba a triunfar en su primer encuentro al frente del equipo almeriense pero el Barça necesitaba puntuar para mantener la distancia con el Real Madrid. No fue su mejor partido en lo que a juego se refiere, pero los cuatro goles del resultado final son la mejor prueba de la superioridad blaugrana. Messi, Suárez y Bartra firmaron la victoria pero Xavi se llevó el aplauso de la que siempre será su afición. Lideran la Liga y la semana que viene se enfrentan al PSG en la Champions. El calendario que le espera al equipo catalán no es nada fácil. No pueden relajarse porque en el fútbol los errores se pagan…y muy caros.

Son segundos en la tabla y aunque ganaron al Rayo Vallecano deben mejorar. Dos goles y una polémica marcaron el encuentro del Real Madrid. Cristiano y James anotaron pero fue el portugués el protagonista de un penalti que el árbitro no vio. La reacción del siete fue protestar y de ahí, Melero le sacó una tarjeta amarilla que el club blanco ha recurrido. Con polémica o sin ella, los de Ancelotti siguen con paso firme a los blaugranas. Y con firmeza Casillas frenó los ataques del Rayo. Hasta en seis ocasiones los de Jémez pudieron inaugurar el marcador, pero Iker tuvo su gran tarde…

Por su parte, el Atlético de Madrid, tercero en la clasificación, continúa ganando. La firmeza que ha mostrado en sus últimos partidos es motivo más que suficiente para estar en el puesto que da pase directo a la Liga de Campeones para la próxima temporada. A una semana de recibir al Real Madrid en el partido de ida de cuartos de final de la Champions, los de Simeone pelean cada partido como si de una final se tratase. La victoria ante la Real Sociedad ya forma parte del pasado. Su próximo rival será el Málaga y hasta allí viajarán los rojiblancos para sumar tres puntos más.

Ansiados son los tres primeros puestos de la tabla, pero no hay que perder de vista el cuarto, quinto y sexto lugar porque otorgan un billete para jugar en Europa. La Champions y la Europa League buscan a los mejores equipos para coronarse en el continente. Valencia, Sevilla y Villarreal aspiran a ellos. Esto ocurre en los puestos de arriba pero no hay que olvidar la lucha por evitar el descenso. A estas alturas, son tres equipos andaluces los que protagonizan la zona peligrosa. Granada, Córdoba y Almería miran de reojo la segunda división.

Quedan muchos puntos por sumar. Seguro que habrá sorpresas. El fútbol es caprichoso y sus aficionados los saben. La Liga Española busca un nuevo campeón y su nombre será…

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

FullSizeRender