México resiste ante el anfitrión

brasil mexico

El escenario: El Estadio Castelao. Los protagonistas: México y Brasil. La hora: Las dos de la tarde…Y los nervios a flor de piel. Con el buen sabor de boca del debut ante Camerún y convencidos de que podían ganar al anfitrión, los mexicanos saltaron al terreno de juego con seguridad y mucha motivación. Ya se sabe que la actitud lo es todo.

Pero no sólo en el campo, sino también en las gradas. Los aficionados del Tri tardaron poco en entonar un “Cielito Lindo” que, sin duda, se podía convertir en la banda sonara de los suyos. Animaban a su selección porque eran conscientes de lo importante que era conseguir los tres puntos. Se sufrió mucho; más en la segunda mitad. Los corazones casi infartando pero no hubo suerte. El marcador no se estrenó pero el punto conseguido seguro que a más de uno le sabe a victoria. México continua su andadura en el mundial, y lo puede hacer, con la cabeza muy alta.

Comenzó el encuentro como todos los demás. Primero los himnos, después el saludo y el pitido inicial. En la mente de más de uno rondaban las polémicas arbitrales que marcaron los primeros encuentros de este mundial, pero no hay que pensar en ello. Lo importante era disfrutar del juego. Durante los primeros cuarenta y cinco minutos se vio a dos selecciones con ganas. México tuvo un buen inicio y ya se veía venir que los anfitriones no lo iban a tener fácil. Ocasiones tuvieron los dos pero el gol no llegaba. Lo que llegó fue el descanso.  Si de “la canarinha” lo más destacado fue Neymar, sin dudarlo, del Tri lo fue Ochoa.

Pintaban bien las cosas para los de Herrera, pero merecían más. La segunda mitad se presentaba intensa y no defraudó a nadie. Según pasaban los minutos, la tensión se fue apoderando de todos: De los jugadores, de los entrenadores y, por supuesto, de los aficionados dentro y fuera del estadio. Los gritos no cesaron y las ocasiones de gol tampoco pero ni cariocas ni mexicanos lograron su objetivo. El marcador seguía mostrando un cero a cero que reparte un punto a cada uno. Eso sí, lo vivido hoy no será fácil de olvidar…

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)