SONRISAS Y LÁGRIMAS. NO ES UN DÍA CUALQUIERA

Las cicatrices siempre están cargadas de recuerdos y son éstos los que nos atormentan aunque intentemos evitarlos. Huir del pasado no siempre es fácil cuando éste marcó un punto de inflexión en nuestra vida. Quiero pensar que cuando regresan a nuestra mente es por algo. Todos tenemos fechas muy señaladas y convivir con su reencuentro año tras año es inevitable. Confieso que puedo no dormir bien por muchos motivos, eso nos pasa a todos. Pero la de anoche era una noche diferente.

Cada veinticuatro de enero veo el calendario y una revolución de sentimientos se mezclan en mi interior. Lucho por contenerlos, pero éstos siempre acaban venciendo porque es imposible no revivir todo lo que sucedió hace ya dieciséis años. La memoria es selectiva y hay imágenes que el paso del tiempo no podrá borrar. Aquella sala de espera de urgencias, aquella fiebre que consumía mis fuerzas, aquellas horas que atormentaban a los míos, en definitiva, aquel frío Box en el que pasé la noche sola y con miedo a esa incertidumbre de no saber qué me pasaba. Y por si esto no era suficiente, sabía que para mi padre iba a ser su cumpleaños más triste. El destino decidió que todo sucediera así

En esos momentos no sabía lo que me pasaba, días más tarde comprendí que me adentraba en una lucha por sobrevivir y que tenía que hacer frente a una leucemia. Todo mi mundo dio un giro de ciento ochenta grados. Y a pesar de todo no dejaba de pensar en el cumpleaños truncado de mi más fiel compañero de batallas. La vida es caprichosa y da lecciones que nunca se olvidan. Quizás, por eso, haya recuerdos que están grabados a fuego no solo en la mente sino en el corazón. 

Se puede ser fuerte pero no de piedra y sé que no pasa nada por derramar unas lágrimas porque éstas nos alivian y hasta nos curan del peso del pasado. Ahora bien, también puedo reconocer que ahí comenzó una nueva parte en la historia de mi vida. Ya nada iba a ser como antes porque revolucionó mi mente de tal manera que me conocí a mí misma y me enseñó a afrontar todo tipo de situaciones. 

Obviamente, estoy hablando del principio de “Aún tengo la vida”. Un sueño hecho realidad que nació en las habitaciones de un hospital en el que no falta la ilusión y la esperanza. Reconozco que hay mucha vida y muchos momentos buenos a pesar de que la leucemia tomara las riendas de mi día a día. Por eso, asumo que hace dieciséis años cambió mi vida; no sé si a mejor o a peor, pero cambió. Me arriesgo a decir que me hizo mejor persona. Aquella lucha sin cuartel la gané en septiembre. En sus enseñanzas saqué matrícula de honor, porque a día de hoy no las he olvidado. Eso sí, asumo que hoy toca soplar las velas con mi padre porque nos quedan muchas cosas por vivir. Renovar estos recuerdos no es tarea fácil para ninguno de los dos, pero podemos ir creando otros que conviertan los días negros en grises. 

Eso sí, aunque muchos no lo entiendan, cuando mi mente me recuerda la etapa más dura de mi vida, mis ganas de luchar y seguir para adelante se multiplican. Esa es la fuerza de la vida. 

Jimena Bañuelos (@14ximenabs)

Enlace El Valle de México: https://elvalle.com.mx/columnas-y-opinion/story/30077/sonrisas-y-lagrimas-no-es-un-dia-cualquiera

Acerca de Jimena

La vida me enseñó a disfrutar de cada momento porque en un segundo todo puede cambiar. Supe lo que es recibir una mala noticia y supe lo que significa que te regalen vida. Por eso, desde hace años Aún Tengo la Vida es mi lema. Aquí se pueden encontrar muchos temas porque escribo de lo que me apetece ya sea música, fútbol, libros... Porque la vida está para vivirla sin un guion establecido... ¡Carpe Diem!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: